domingo, 25 de abril de 2010

Tratamiento con gotas para hipermetropía






Lectura recomendada:

CÓMO LEER SIN ANTEOJOS Y CONSERVAR LA VISIÓN SIN CIRUGÍAS

Este libro está dirigido a las personas que sufren presbicia, hipermetropía, miopía y astigmatismo para ayudarlas a lograr una mejor calidad de vida, enseñándoles con este nuevo método a contrarrestar las limitaciones que provocan estos problemas. 

Lo invitamos a la FERIA DEL LIBRO al stand de la FUNDACION EL LIBRO para conocer nuestro libro sobre prevención y tratamiento de los problemas de la visión. CONSEJOS PARA LEER SIN ANTEOJOS Y CONSERVAR LA VISIÓN SIN CIRUGÍA
Dr. Alejandro González Santos




Imágenes integradas 1Imágenes integradas 1
y 
COMO LEER SIN ANTEOJOS Y CONSERVAR LA VISIÓN
(sin cirugía)

Nuevo E-Book:
Para adquirir la versión digital interactiva apta para PC, notebook o tablet ingrese en:

www.drgonzalezsantos.com.ar

o en:

http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-534336553-e-book-como-leer-sin-anteojos-y-recuperar-la-vision-_JM


Que es la hipermetropía?
La hipermetropía es una imperfección de la refracción del ojo que se presenta en 10 % de los adultos. Es más común en la infancia pero suele desaparecer con el crecimiento normal del ojo antes de los 9 años.
Su causa puede ser disminución del largo antero posterior del ojo y/o anormalidad de la curvatura de la córnea y/o del cristalino. En todas estas condiciones el foco de refracción no se encuentra sobre la retina sino detrás de ella.
La acomodación es la capacidad del ojo de enfocar objetos cercanos o lejanos modelando su cristalino de forma más esférica o convexa.
El músculo ciliar controla la forma del cristalino por medio de ligamentos suspensorios denominados zónula.

Como consecuencia de su crecimiento continuo a lo largo de la vida el cristalino aumenta sus dimensiones y concomitantemente va perdiendo su elasticidad. Además, la capacidad del músculo ciliar de producir cambios en la acomodación va disminuyendo por pérdida de sus fibras y al mismo tiempo va cambiando el punto de reposo de la acomodación.

Síntomas y clasificación
La sintomatología clínica de esta patología está relacionada con la edad y por lo tanto se manifestará más probablemente en la edad media de la vida. Algunas personas podemos no notar problemas en nuestra visión en la infancia o juventud, sin embargo, a media que envejecemos el ojo comienza a no enfocar bien y los síntomas suelen ser más frecuentes.


Por otra parte, los síntomas también dependen del grado de hipermetropía: Si es leve puede no manifestarse; si es moderada puede presentar cefalea por el esfuerzo permanente que requiere la acomodación. Cuando el esfuerzo es mayor, la visión puede presentarse borrosa a cualquier distancia cercana o lejana a medida que la capacidad de enfoque del cristalino va quedando por debajo del monto de la hipermetropía. Pueden presentarse diferentes formas de disfunción: Acomodativa o binocular, astenopía, ambliopía y estrabismo.

A la hipermetropía se la clasifica en diferentes formas clínicas como simple, patológica o funcional y por su severidad en latente, leve, moderada o grave.

Tratamiento
Diversos profesionales (Médicos oftalmólogos clínicos, cirujanos, ortópticos y ópticos) intervienen en el tratamiento.
Ya existen diferentes métodos, algunos de ellos medicamentosos, otros ópticos y otros quirúrgicos. Todos ellos se utilizan con eficacia, cuando se los adecua a las sucesivas etapas del curso de la afección, tanto precozmente en la prevención como más tardíamente para la recuperación de la visión.

Pequeños grados de hipermetropía a veces no se corrigen. Grados mayores pueden ser tratados con lentes convergentes convexas, sean aéreas o de contacto.


Actualmente los oftalmólogos podemos ofrecer a muchos pacientes la posibilidad de conservar una buena calidad de visión sin depender como antes exclusivamente del uso de los anteojos, tratándolos con diferentes procedimientos quirúrgicos como LASIK, implante de lente intraocular o queratoplastia conductiva.

Tratamiento preventivo.
Hace décadas que se investiga con éxito acerca de tratamientos preventivos.
Como consecuencia, se han producido importantes avances en el conocimiento y tratamiento de enfermedades del aparato visual permitiendo disminuir o detener el avance de la pérdida de visión de miles de personas.

El tratamiento preventivo de la hipermetropía es medicamentoso. Lo utilizamos en investigaciones hace más de 30 años y actualmente lo administramos combinando fármacos. Es muy sencillo y es el indicado para quienes desean no utilizar anteojos.

(Traitement médical des vices de réfraction, in J. Sédan e altri, Thérapeutique médicale oculaire, Paris 1957, pp. 1228-1237).

La composición y dosificación depende de cada caso en particular y según el criterio médico.
Además, las ventajas de este tratamiento consisten en evitar la dependencia y efecto rebote de los anteojos, mejorar la calidad de la visión de cerca y de lejos y recuperar o prevenir la visión borrosa que provocan algunos medicamentos como los miorelajantes y los psicofármacos (tranquilizantes, sedantes, etc.).

Así, este tratamiento brinda a la gran mayoría de sus usuarios la anhelada satisfacción de conservar la visión a pesar del paso de los años; y a una gran cantidad de personas, que sólo podrían recuperar su visión con anteojos o lentes de contacto, les permite mejorarla significativamente.

En relación con los tratamientos actuales ópticos o quirúrgicos, la administración de este medicamento es de utilidad evitando los cambios progresivos en la graduación de los anteojos y previniendo la recaída de la hipermetropía en el postoperatorio de los tratamientos con excímer láser.

La eficacia de este método varía de una persona a otra según su edad al iniciar el tratamiento; su punto máximo es entre los 35 y 55 años. Entre los 60 y 65 años va perdiendo lentamente su efecto. Puede ser utilizado también en niños y jóvenes.

La duración del tratamiento es optativa y depende de cada persona, pudiendo llegar a utilizarse en forma continua durante toda la vida.
Su suspensión no provoca efectos indeseables y se observa que la visión vuelve al nivel previo a la iniciación del tratamiento acorde a la edad y refracción previa del paciente.

Los efectos adversos en raros casos han contraindicado u obligado a suspender el tratamiento. Han sido reacciones alérgicas localizadas en la conjuntiva o cefalea en personas hiper-reactivas.
Ocasionalmente, en personas hipo-reactivas, nos hemos visto obligados aumentar la dosis habitual, pudiendo el paciente continuar en tratamiento.


Fundamentación científica:
Como la mayoría de los músculos lisos, el músculo ciliar tiene doble inervación. Recibe fibras simpáticas y parasimpáticas. La inervación parasimpática es predominante.
La contracción necesaria para acomodar se encuentra bajo control parasimpático (colinérgica) o simpaticolítica (muscarínica).
Se sostiene que la acomodación en un ojo emétrope se encuentra en reposo cuando enfoca de lejos.
El sistema colinérgico mantiene el tono del músculo ciliar y cuando se contrae desplaza la zónula hacia adelante relajándola, permitiendo que el cristalino se haga mas esférico por su elasticidad natural incrementando el poder refractivo del ojo.

Estudios de cambios en el cerebro por el envejecimiento han demostrado una pérdida de función del sistema colinérgico debido a una disminución del su neurotransmisor acetil colina. Probablemente se produce debido a una disminución en su producción por la enzima colinacetil transferasa (CHAT)

Los receptores del músculo ciliar generan la contracción o relajación de las fibras circulares o longitudinales. No hay disminución de los receptores celulares con la edad. El músculo ciliar tiene el mismo número de receptores tanto en jóvenes como en ancianos y por lo tanto conserva la misma habilidad de contraerse.
La administración del neuro-transmisor faltante en el receptor es capaz de restablecer la visión perdida sin necesidad de usar anteojos.
El mal uso de las lentes o anteojos relaja la acomodación y puede provocar pérdida del tono del músculo ciliar.
La atrofia del músculo ciliar por muerte de sus fibras acelera y agrava la presbicia y la hipermetropía por parálisis acomodativa.


TRATAMIENTO PRESBICIA / TRATAMIENTO HIPERMETROPIA

Como tratamiento se utilizan medicamentos denominados agentes colinérgicos y adrenérgicos.
Estos compuestos han sido y son utilizados con seguridad en condiciones ordinarias por separado.

HUGONNIER, R. – CLAYETTE-HUGONNIER, S. — STRABISMES, HETEROPHORIES, PARALISIS OCULOMOTRICES (les dese- quilibres oculo-moteurs en clinique). Paris, Masson, 1959 (554- 556) TRAITEMENT MÉDICAL GÉNÉRAL ET LOCAL

Por lo tanto, pueden ser administrados asociados para tratamientos habituales en formulaciones convencionales evitando irritación o intolerancia y sin utilizar procedimientos inusuales en su adquisición.







INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS DE PUBLICACIÓN RECIENTE

Recomendamos leer:

Variaciones de la Agudeza Visual luego de 
Administrar Pilocarpina y Tetrahidrozolina a 
Pacientes Hipermétropes
Alejandro González Santos

http://www.sao.org.ar/LinkClick.aspx?fileticket=6Ld8dL-HbfA%3D&tabid=492&language=es-AR



GOTAS PARA LA PRESBICIA y la HIPERMETROPÍA

INFORMACION, CONTACTOS Y CONSULTAS
-AV. LINCOLN 3512 PISO 1 A Tel. 54 9 11 60236407 Local (011) 45021333 / 1560236407
C.A.B.A.

LIBERTAD 1173 PISO 2 ´´ A´´  C.A.B.A.  TEL. 48126239
http://www.consultoriosprofesionales.com/ficha.php?id=472 Tel. 1560236407
C.A.B.A.

- AV. LIBERTADOR 1927. SAN FERNANDO. Tel (011) 47445774- 47252005
BUENOS AIRES
REPÚBLICA ARGENTINA


Dr. Alejandro González Santos. Médico especialista en oftalmología.
Matrícula Nacional 47737 argonzalezsantos@gmail.com